Muy pronto podrás cargar tu smartphone con el movimiento de los dedos

Una investigación publicada en la revista Nano Energy, señala que la nueva tecnología abre el camino hacia el desarrollo de más dispositivos portátiles impulsados ​​por el movimiento humano.

Se acerca el día en que cargar tu teléfono móvil solo será cuestión de mover los dedos. Ingenieros de la Universidad Estatal de Michigan han creado una nueva forma de recolectar energía del movimiento humano, utilizando un dispositivo similar a una fina membrana que, además, cada vez que es doblada, crea más energía. Se trata de un nanogenerador de bajo costo, con el que el equipo ha podido alimentar una pantalla táctil LCD, un banco de 20 luces LED y un teclado flexible, únicamente con el poder generado por un simple toque o movimiento de presión y sin la ayuda de una batería.

Nelson Sepúlveda, profesor asociado de ingeniería eléctrica e informática e investigador principal del proyecto, dijo que el invento, cuyo diseño ha sido publicado en un informe de la revista Nano Energy, abre el camino hacia el desarrollo de más dispositivos portátiles impulsados ​​por el movimiento humano.

¿Cómo funcionaría? El nanogenerador consiste en una suerte de wafer de silicona, comprendido por varias capas delgadas de sustancias ecoamigables como plata, poliimidas y ferroelectrets (polímeros y espumas con propiedades eléctricas). Se les añaden iones de modo que cada capa del dispositivo contiene partículas cargadas. La energía eléctrica se crea cuando el dispositivo es comprimido por el movimiento humano o la energía mecánica.

Por sus componentes y propiedades, el dispositivo ha sido bautizado como nanogenerador de ferroelectret biocompatible o FENG por sus siglas en inglés, y es tan delgado como una hoja de papel, lo que le permite adaptarse a muchos aparatos.

Acumulador de energía. Además de ser ligero, flexible, biocompatible, adaptable, de bajo costo y durable, cada vez que el material es doblado, aumentaexponencialmente la cantidad de tensión que se crea sobre él y con ello, la energía que produce. “Puedes comenzar con un dispositivo grande, pero cuando lo doblas una vez, y otra vez, y otra vez, es mucho más pequeño y tiene más energía. Puede ser lo suficientemente pequeño como para ponerlo en el taco de un zapato y cargar un aparato cada vez que se golpee el suelo”, indica Sepúlveda.

Aparatos electrónicos autónomos que requieren el uso por largos lapsos sin la intervención humana podrían verse beneficiados con estos avances.

You May Also Like