La diferencia entre whiskey, whisky y bourbon

Un proverbio dice que “Lo que no cura el whisky no tiene cura” y durante años se consideró esto como válido en Europa.

Ciudad de Guatemala. Aunque las diferencias podrían parecer mínimas, incluso imperceptibles, los amantes del whisky deben conocer las principales características que hacen una diferencia entre un whiskey, whisky y el bourbon.

Es importante mencionar que el whisky es una bebida que se produce por destilación, en este caso de cebada malteada como ingrediente principal, acompañada únicamente de agua y levadura. En los procesos más puros de elaboración de esta bebida, se utiliza la turba, un material rocoso y esponjoso que se encuentra en el suelo escocés, además de que se añeja en barricas de roble blanco. Existe una denominación de origen para esta bebida y se encuentra en Escocia e Irlanda.

whiskeyFoto de Whisky Exchange

Los efectos del whisky sobre los seres humanos se documentan desde hace varios siglos. Producto de eso, por ejemplo, surgió el proverbio “lo que no cura el whisky no tiene cura” que hacía referencia a que entre los siglos XIV y XV se bebía whisky para contrarrestar el efecto de la peste.

Aunque en la actualidad se utiliza indistintamente el término whiskey o whisky para la bebida que se produce en Escocia, su distinción se origina en el siglo XIX, cuando la Reina Victoria prefería beber whisky irlandés y debido a ello, se le agregó una “e” al final para distinguirlo del escocés.

whiskyIFoto de internet

Al whisky que se produce en Estados Unidos, se llama bourbon, de hecho, es considerada la bebida nacional de ese país. Sin embargo, no se podría considerar un whisky en su acepción más pura debido a que se elabora con un 60 o 70 por ciento de maíz, grano que no aparece en la receta del scoth que, por cierto, es otro término también acuñado en Estados Unidos para diferenciar a las bebidas producidas en Europa.

El bourbon nació en Kentucky y cuenta con denominación de origen, tradicionalmente se añeja en barricas de roble americano, mientras que el Tennesse Whiskey, que también es de producción estadounidense, se elabora de forma muy similar al bourbon pero con la diferencia de ser filtrado en carbón de maple, por lo que adquiere un color dorado y un sabor específico.

Aunque se dice que no existe un whisky malo, sino alguien malo para el whisky, una recomendación está en beberlo solo, pues los aromas siempre serán exquisitos o si se trata de uno muy añejo, con solo agregar un hielo o unas gotas de agua, el efecto será gratificante al paladar.

Por: Tania Villanueva

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: