Sigue estos 10 consejos a la hora de hacer ejercicio

Por: Paulo Medina (@elguapoft)

Una especialista en fitness nos comparte sugerencias para que una rutina de ejercicio resulte exitosa. No tiene que ser caro ni aburrido.

Los índices de obesidad y diabetes a nivel mundial son cada vez más alarmantes. Parte del problema se podría solucionar si todos hiciéramos alguna actividad física. Sin embargo, para muchas personas resulta complicado someterse a una rutina de ejercicio, ya sea porque se considera que hay que pagar un gimnasio, porque estar en dieta significa comer alimentos insípidos o porque solo es un estilo de vida para quienes están en competencia.

ejercicio oficina

Hablamos con Natalie Neuroth, especialista en fitness con estudios en psicología deportiva, nutrición deportiva, ponente del Comité Olímpico Mexicano y de la Federación Mexicana de Físicoconstructivismo y Fitness (FMFF)- y quien fuera campeona nacional Mr. Mexico 2011 y DF 2013. Ella nos da unas sugerencias para animarse a realizar ejercicio.

  1. Acercarse con una persona certificada. Que el instructor, preparador o nutriólogo sea una persona certificada por la FMFF, por la International Federation of Bodybuilding and Fitness o la Escuela Nacional de Educación Física. No ponga en su cuerpo al cuidado de gente inexperta o que no tenga los conocimientos suficientes para implementar una rutina efectiva de ejercicios y que podría provocarle una lesión. “El entrenador debe ser una persona ética y respetuosa que se dirija con un trato cálido” explica Natalie.
  2. Combine alimentos. La dieta que siga debe ser “personalizada, variada y equilibrada”. No se trata de comer todos los días atún o solo verduras al vapor. “La dieta es el 70 por ciento y el 30 por ciento es ejercicio” dice la especialista sobre el éxito de la rutina de ejercicio.
  3. Objetivos realistas. No pretenda bajar 10 kilos en una semana o intentar participar en una carrera de 21 K con solo dos semanas de preparación. El entrenamiento es un proceso y por ello es importante fijarse un objetivo real. ¿Quiere lucir bien para una fiesta familiar? ‘¿va a participar en una competencia? ¿o solo quiere mejorar su condición física aunque no desarrolle cuadritos en el abdomen?
  4. Acercarse a una actividad física que le agrade. Ejercitarse no significa que deba encerrarse en un gimnasio para levantar pesas o tenga que pasar una hora corriendo alrededor de un parque. Si le gusta bailar, vaya a clases de zumba; si le gusta la bicicleta, puede asistir a clases de spining. Cualquiera que sea el deporte que le agrade, practíquelo.
  5. El ejercicio es un proceso adaptativo. Por eso nos cuesta trabajo comenzar. No quiera despertar a las 5:00 h eufórico y entusiasmado por salir a correr. La adaptación debe ser tanto física como psicológica. Con el tiempo tiene que aumentar la intensidad y la exigencia para no caer en la monotonía. Después de un par de carreras de 5 K quizá quiera intentar una de 10 K.
  6. No hay dietas mágicas. “Los procesos sanos no son mágicos. Si se sienten cansados o débiles, esa dieta no es la adecuada, no está funcionado” aclara Natalie. Quizá haya alguna dieta con la que bajaron de peso muy rápido, pero de inmediato viene el rebote. Esto es porque el cuerpo se descompensa y trata de retener nutrientes, líquidos, sal y hasta grasa. Por eso, aunque baje 10 kilos en cinco días, acabará subiendo de peso en los siguiente semana.
  7. Cuidado con los suplementos. “¿Quién te los vende? ¿dónde los compras?” cuestiona la especialista. Los suplementos tienen que ser personalizados. Incluso el entrenador o preparador debe estar en contacto con un doctor para confirmar que no provocarán problemas de salud. Los suplementos por sí solos no van dar buenos resultados.“Si no hacen dieta ni ejercicio, no bajan de peso”.
  8. No satanizar grupos de alimentos. Hay que balancear la dieta; no se deben excluir grasas, carbohidratos o proteínas. Dependiendo el tipo de ejercicio o el objetivo que se tenga, se dará prioridad alguno de estos grupos. A la larga, excluir alguno de estos, resulta perjudicial para la salud.
  9. No engordar no es sinónimo de estar sano. Hay personas cuya complexión o metabolismo no les permite subir de peso, lo cual no significa que sean personas sanas o que no necesiten hacer ejercicio.
  10. No tiene que ser caro. No es necesario gastar una gran cantidad de dinero para inscribirse a un gimnasio o tener que comprar productos orgánicos que resultan costoso. “Hay opciones. A veces solo se trata de cambiar de hábitos. No es necesario ir a un gimnasio caro, hay parques. Armen una dieta económica, en México hay una riqueza de alimentos. Pueden ir a la Central de Abasto o al mercado.”

 

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: