ONU aprueba US$1 millón en respuesta a la COVID-19 en Guatemala

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció este día un nuevo apoyo a Guatemala en la emergencia provocada por el coronavirus. Luego de una gestión del Equipo de País de la ONU en Guatemala liderado por la Coordinadora Residente, la sede en Nueva York aprobó el aporte de unos 7.7 millones de quetzales en recursos no reembolsables, equivalente a un millón de dólares, como parte del Plan de Respuesta Humanitaria de Guatemala a la COVID-19, dirigido a proteger a los trabajadores de la salud y grupos vulnerables, así como para apoyar la gestión para una cuarentena digna de los migrantes retornados, bajo un enfoque de derechos humanos.

La Coordinadora Residente de la ONU en Guatemala y Co-presidenta del Equipo Humanitario de País, Rebeca Arias Flores, informó este día que se envió una solicitud al Fondo Multisocios de las Naciones Unidas de Preparación y Respuesta a la COVID-19, iniciativa lanzada recientemente por el Secretario General para superar la crisis de salud y de desarrollo causada por la pandemia de la COVID-19. “La respuesta fue rápida, pues enviamos la solicitud la semana pasada y ayer nos llegó la aprobación,” indicó Arias, “pudimos preparar la propuesta de manera ágil porque ya habíamos realizado un ejercicio de identificación de necesidades prioritarias cuando elaboramos el Plan de Respuesta Humanitaria para hacer frente a la COVID-19” agregó la Coordinadora Residente.

El aporte será brindado mediante un programa conjunto con participación de varias agencias de las Naciones Unidas. El programa se enfocará en dos componentes. El primero tendrá como objetivo asegurar la provisión de servicios de salud, protegiendo y capacitando a las personas trabajadoras de la salud y mejorando las capacidades de vigilancia y laboratorio, incluyendo los servicios de salud para las mujeres. El segundo se orienta a garantizar una cuarentena digna para las personas migrantes retornadas, con enfoque de derechos humanos.

Con estos recursos se apoyará al sistema nacional de salud con la adquisición de insumos, equipos y materiales; fortalecimiento de las capacidades del personal; contratación por periodos cortos de epidemiólogos e intensivistas nacionales para fortalecer los servicios de atención clínica, vigilancia epidemiológica y control de infecciones; y fortalecimiento de la aplicación de los protocolos de atención en salud sexual y reproductiva, con énfasis en la atención de la madre y el recién nacido, y prevención de la violencia basada en género.

También se apoyará al Gobierno en la gestión de los centros de monitoreo de migrantes retornados para los procesos de observación y cuarentena digna con enfoque de derechos humanos, incluyendo asistencia humanitaria, apoyo a las necesidades de salud y psicosociales de las personas migrantes retornadas, distribución de kits de higiene y limpieza, kits de abrigo y kits de salud y protección personal, y servicios de limpieza para los centros.

Finalmente, se apoyará la identificación adecuada de aquellos que no pueden regresar a sus hogares o comunidades debido a la violencia, incluyendo violencia basada en género, violencia de pandillas, violencia contra la niñez, y violencia contra personas LGTBIQ+, apoyando servicios de albergues de acuerdo con sus necesidades.

El resultado esperado de este programa es reducir la transmisión del virus, salvar vidas y proteger a las personas más vulnerables, incluyendo a las personas trabajadoras de la salud, y que las personas migrantes retornadas (incluyendo a hombres, mujeres, niñas, niños y adolescentes) completen el proceso de cuarentena digna, cumpliendo con los protocolos nacionales, y, posteriormente, con base a su estado de salud, puedan reintegrarse a sus familias y comunidades.

Este apoyo será complementario a otros apoyos que las 20 agencias, fondos, programas y organismos especializados que conforman el Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala han venido otorgando desde el momento que se presentó la emergencia.

Autor entrada: Reportaje De