Gabriel Wer empezó pidiendo la renuncia de una vicepresidenta

En el aniversario de la primera manifestación ciudadana, decidimos entrevistar a uno de los personajes que le dio vuelta al país en las pasadas manifestaciones, una persona comprometida con un cambio verdadero en Guatemala, que cree en el reciente despertar ciudadano y que puede dejarse atrás la vieja política para comenzar de nuevo. Ese personaje es Gabriel Wer, uno de los fundadores del colectivo Justicia Ya. Quisimos saber más sobre su vida, la vida de un ciudadano normal que un día, común y corriente, decidió hacer algo por su país, esto es lo que nos cuenta el personaje que nos dijo: “Yo de verdad creo que podemos vivir en un país mejor y recordemos que estas acciones cualquiera las puede hacer, yo no tengo un diploma especial, no tengo una medalla en Justicia Ya, es solo hacer las cosas, solo hacer algo”.  #25A, #LaPlazaVive, #EstoApenasEmpieza

 

Cuéntanos, ¿quién es Gabriel?

Soy Gabriel Wer. Tengo 34 años. Nací en la ciudad de Guatemala en una familia normal dentro de todo, de padres divorciados, cada uno se volvió a casar y nos llevamos todos muy bien.

Estudié en el colegio Alemán de Guatemala. Después del colegio no sabía que estudiar y me apunte a un programa de educación dual del colegio, en donde trabajas en un lugar y te pagan un salario simbólico y al mismo tiempo estaba estudiando la licenciatura de administración. Me di cuenta que eso no era lo mío cuando me gané una beca para ir a estudiar un curso sobre métodos participativos en cualquier ámbito empresarial, cultural, social y político, y fue ahí cuando me di cuenta que había algo más que podía hacer, algo diferente a lo que estaba haciendo en ese momento y ahí fue cuando me cambio la perspectiva.

 

¿Qué fue lo más importante de esa experiencia?

Vivir la experiencia de ver distintos puntos de vista de todo el mundo me sacó de la burbuja en la que yo vivía. Ya no veía a Guatemala de la misma manera, no era el país que yo creí que era, empecé a ver la realidad de las cosas.

Endeudándome y ahorrando me fui a España y allí viví por 8 años. Yo quería irme, por lo que tomé como excusa llevar un curso de administración en gestión de proyectos para no irme de forma ilegal, aun así no me interesara.

Lo primero que me di cuenta al llegar a España fue el miedo que le tenía a los policías del país, algo a lo que no estaban acostumbrados allá. Recuerdo una experiencia, una vez que me robaron mi laptop y yo nunca pensé en hacer nada hasta que mis compañeros de trabajo me decían: “¿Por qué no pones la denuncia?, no lo puedes dejar así” y me pareció muy raro pero lo hice en su momento, fue en ese momento en el que llevaron el caso de mi computadora en aproximadamente un año y ahí me di cuenta de que algo en Guatemala no estaba bien.

Otro factor que me di cuenta fue la movilización ciudadana pacífica que había en España, todos los días se exigía algo ahí, hay espacios de dialogo y espacios de participación. Me percaté que mis amigos latinoamericanos tenían la oportunidad de votar cada quien en sus respectivas embajadas en el momento de elecciones de sus países, y yo no.

Regresé a Guatemala en la navidad del 2011 y yo en ese momento pensaba quedarme en Europa, pensaba que mi vida ya estaba hecha allá, entonces regresé a Europa y durante un proyecto de voluntariado que realicé en Londres, la mujer del “Check in” de un hostal me preguntó de dónde era y cuando le dije que de Guatemala,  me preguntó por qué estaba haciendo un voluntariado en Inglaterra, incluso me dijo: “¿Qué hace un guatemalteco haciendo voluntariado para los británicos, cuando debería de ser al revés, creo que hay más necesidades en Guatemala”. No pude dormir esa noche pensando en la razón que tenía ella y a los dos meses de eso me regresé a Guatemala, a mediados del 2012.

En septiembre de 2012, en Guatemala me uno a un proyecto con mi hermano de apoyo a emprendedores y pequeñas empresas. En 2015, empiezo a trabajar con mi padrastro y él me ha dado la facilidad de trabajar e involucrarme en el movimiento, siempre me dice que él como empresario cree que esto es algo bueno para Guatemala y que se siente en la obligación moral de darme tiempo para dedicarme a esto.

 

¿Cómo empieza Renuncia ya?

La primera vez que me veo involucrado en Renuncia Ya es cuando una amiga de la familia me agrega como uno de los organizadores a un evento de manifestación de Facebook, un día después de las capturas por el caso La Línea. Solicité si podía hacerle algunos cambios al evento en Facebook, como el nombre.

Escribí mil nombres en un cuaderno como “Nunca más” o “Basta ya”, hasta llegar al “Renuncia Ya”, ahí pensé en utilizarlo como hashtag, para que fuera más sencillo de encontrarlo para todas las personas en Fb y Twitter, siendo el nombre algo que abarcara muchas cosas: Renuncia ya de la vicepresidenta, Renuncia ya a la indiferencia, Renuncia ya al miedo.

13015281_10156837130480581_7615158453495451914_n

Thelma Aldana e Iván Velásquez contaban esta mañana algunas “anécdotas” durante esos primeros días de capturas de La Línea. Si me permiten un momento de egoísmo dentro de todo lo positivo y negativo que se ha dicho de lo que pasó durante el 2015: a mi este hashtag me cambió la vida. Y el 17 de abril, hace un año, nacía en mi cuaderno sin imaginar lo que se venía. De nada hubiera servido sin el enorme trabajo voluntario y genuino que hicimos miles de personas en todo el país, pero hoy quiero agradecer especialmente a Lucía, Paulina, Rocío, Glenda, Alvaro, Rafa, Andrés, Ale, Gaby, Luz, Beto, Luis, Donald, Allan, Oscar, Alex, Bernardo, María, Mynor, Samuel, Regina, Andrea, Briss y muchísimos otros que espontáneamente fuimos y somos parte de algo más grande que nosotros y que nunca podremos olvidar. ‪#‎25A‬ ‪#‎LaPlazaVive‬ (Gabriel Wer).

Hablé con un amigo diseñador y luego de unas horas elegimos el mejor logo para el evento. Agregué información más específica del motivo de la manifestación y cambiamos la fecha para el 25 de Abril.

Unos días después, el número de organizadores se reduce debido a que muchos empezaron a tener miedo de formar parte de algo que crecía en tan poco tiempo. Empezamos a ver desconfianza en los usuarios de Facebook, que preguntaban si esto era algo político o si alguien nos estaba pagando.

Sin embargo, luego de hacer los cambios y a partir de que un matutino publicó que estábamos organizando una manifestación, pasamos de 100 asistentes a 1000 y solo en un día se alcanzaron 7,000. Para el día del evento había 40,000 confirmados y 300,000.00 personas invitadas.

 

¿El día de la manifestación, había gente que sabía que ustedes eran los integrantes y formadores del movimiento?

No, únicamente lo sabían nuestras familias y las demás personas del grupo. Ese día cada quien fue a la plaza como un ciudadano normal, no estuvimos juntos en ningún momento.

¿Cuál fue el detalle más impresionante que recuerdas?

Sin duda fue la presencia de la gente una hora antes de lo convocado (2:00 pm), había gente de todas las edades y particularmente un detalle que llamó mucho la atención ese día, fue el momento en que estudiantes de la USAC llegaron a la plaza, luego empezaron a sonar los cuetes, en ese momento nos asustamos, pues no sabíamos que iba a pasar, pero luego empezaron los aplausos. Minutos después los estudiantes parquearon el pick-up en el que iban e invitaron a estudiantes de la Universidad Rafael Landívar a que se subieran al vehículo para protestar juntos, eso fue algo impactante.

Todos estos jóvenes iban con los rostros descubiertos, sin ánimo de crear conflicto, esto fue un detalle que le inyectó más energía y significado a la manifestación.

Otro detalle importante fue cuando todas las personas empezamos a cantar el himno, un momento en el que se sentía mucha indignación. Para mí, ese fue el momento en el que la Plaza de la Constitución se convirtió en el espacio donde la gente se dio cuenta que no estaba sola, la unión de diferentes niveles socioeconómicos exigiendo lo mismo le dio un sentido más fuerte a ese día.

 

¿Qué los motivó a hacer todo esto por Guatemala?

Existen 2 momentos, el primero sin duda es el que motivó a la primera manifestación, todos los que conformábamos #RenunciaYa en ese momento, nos sentíamos decepcionados por lo que pasó y de inmediato empezamos a hablar y planear lo que íbamos a hacer y lo hicimos.

Posterior a la primera manifestación, empezaron a surgir otros movimientos que tenían el mismo objetivo, ellos empezaron a realizar convocatorias en redes sociales, las cuales nosotros publicábamos en las nuestras como un acto de apoyo a estos otros movimientos, fue ahí cuando empezamos a recibir comentarios de los organizadores de estos movimientos tales como “ustedes quieren monopolizar todas las manifestaciones” y un sinfín de comentarios. Pero como #RenunciaYa, no tuvimos nunca la intención de crear rivalidad con otros movimientos que buscaban lo mismo que nosotros, pues al final esto sumaba apoyo a todo lo se estaba peleando.

 

¿Qué significó para ustedes ver que guatemaltecos en otros países se sumaron al movimiento publicando fotos en redes sociales?

 Nos gustó mucho, porque no fue una iniciativa nuestra. De repente nos empezaron a mandar fotos y lo que hicimos fue publicarlas inmediatamente, fue ahí cuando más personas empezaron a mandar más fotografías e incluso empezaron las convocatorias a manifestaciones pacíficas en las embajadas de Guatemala en otros países. Fue algo muy inspirador.

 

El viernes 9 de mayo, la ex vicepresidenta Roxana Baldetti renunció, ¿qué sintieron en ese momento?

Recuerdo que todos estábamos realizando diferentes actividades, algunos en el trabajo, otros en diligencias independientes al movimiento, pero atentos al chat hablando sobre la conferencia de prensa que el presidente iba a ofrecer en ese momento, fue entonces cuando uno de nosotros dijo: “muchá, voy a preparar una imagen por si Baldetti renuncia, en ese momento nadie apoyó la idea, pero él de todos modos diseñó la imagen y la mandó a los demás.

Cuando todos teníamos la imagen y estábamos observándola, el presidente anunció que Roxana Baldetti había presentado su renuncia y fue en ese momento cuando publicamos la imagen en nuestras redes sociales y de inmediato nos sumamos a la fiesta que se vivía en la plaza de la constitución por la noticia que tanto deseábamos escuchar.

 

¿Cómo funciona #JusticiaYa en este momento?

Hemos formado grupos de trabajo persiguiendo el objetivo de tener en Guatemala una nueva clase política y económica, teniendo como base 3 pilares fundamentales:

  1. Información Ciudadana, que se refiere a compartir en reuniones y redes sociales todo lo que está pasando respecto a puntos relevantes de política, esta información va desde contenidos que indignan hasta contenidos de interés general.
  2. Formación Ciudadana, de esta manera tratamos de mantener informada a la población sobre temas de actualidad de una manera fácil de entender, ejemplo de esto son infografías sobre: “Salario Mínimo Diferenciado” “Pacto Colectivo del Ministerio de Educación” y el último que publicamos fue sobre “La ley de aguas”. Aquí está incluida nuestra propuesta de Escuela Ciudadana, en la que pretendemos que los ciudadanos se formen sobre lo que está pasando en nuestro país y cómo podemos resolverlo.
  3. Incidencia Política: A través de campañas, por ejemplo la campaña de reforma a la ley electoral que acabamos de hacer y así distintas campañas que promueven hacer cambios de fondo en Guatemala.

En Justicia Ya buscamos ser una base que

incluso sirva de semillero para nuevos políticos, que tengan una idea más democrática y mayor consciencia social, a través de estos tres ejes buscamos informar a las personas para que luego decidan involucrarse más y comenzar a formarse, para después incidir políticamente en su país y que lo hagan, pero con una base distinta.

cFdQVedG

Sobre los empresarios y la clase económica, Gabriel Wer nos comentó:

Hay una nueva clase de empresarios que se ha acercado a nosotros, que hemos visto y nos llama mucho la atención, gente con empresas grandes incluso que tiene una perspectiva distinta, que ven a las empresas como una herramienta de generación de riqueza no solo material sino riqueza social, entonces quien quita que dentro de todos esos voluntarios de Justica Ya surjan los empresarios de mañana, que van a tener una sensibilidad social mucho más real. Eso nos lleva a hablar de la clase económica porque en Guatemala la clase económica ha tomado las decisiones políticas, necesitamos una clase política fuerte que pueda hablarle de tú a tú a la clase económica porque si no el país tampoco funciona, o sea las empresas no son malas pero, como toda herramienta, puede usarse para algo malo o muy egoísta o puede usarse para algo bueno y colectivo.

 

Gabriel, ¿qué dicen las personas que te conocen de todo lo que has logrado?

Pues al principio sorprendidos porque antes era una incógnita quiénes estaban (en Justicia Ya), no era anónimo porque los nombres estaban ahí, pero yo me acuerdo que fui de los primeros en empezar a dar declaraciones en junio (2015), porque ya como Justicia Ya vimos que había gente que empezó a salir en los medios diciendo que eran de Renuncia Ya y que no conocíamos, y por otros lados empezaron las especulaciones de que si era un movimiento de izquierda radical o de MCN, o de la embajada y también empezó a bajar la participación en las manifestaciones en el mismo junio.

Entonces a raíz de ello decidimos empezar a dar declaraciones a medios y empezamos a ser un poco más públicos, y de los que estábamos en ese entonces en Justicia Ya sólo yo podía porque los demás, por temas de trabajo, no querían, por el riesgo que eso implicaba, porque algunos trabajan en empresas muy conocidas.

Y yo por estar en una empresa familiar y demás, decidí empezar a salir en medios y ahí fue donde di el paso por así decirlo, entonces a partir de ese momento mucha gente que me conoce vio y me empezó a mandar mensajes en Facebook felicitándome, lo cual me motivó mucho pero también sentí muchísima más responsabilidad y eso me hizo pensar: “bueno hay que ser coherente, es un llamado a ser más coherente con mi vida también, no solo exigir transparencia sino a tener actitudes un poco más transparentes, por ejemplo ahora cuando estoy en el banco y ya que no se puede usar el teléfono, ahora lo apago, antes no”.

mGeBDMFA

Libras por Libros, una iniciativa muy positiva:

…Entonces, estoy buscando esa coherencia como reto personal. A raíz de eso también comencé a pensar: “bueno como estoy pidiendo justicia y transparencia y no estoy siendo justo conmigo mismo”. Así fue como en febrero lancé una iniciativa personal a la que le puse “libras por libros” y mi idea es bajar de peso pero también crear un impacto social positivo. Hablé con amigos y familiares y luego creé un blog y lo que hago es que cada mes pongo una meta de reducción de peso y si la cumplo la gente que se suscribió, que son amigos o familiares, me paga Q.8.00 por libra que bajo y ese dinero lo uso para comprar libros y crear bibliotecas en lugares donde no hay acceso a literatura y hasta ahora he bajado 19 libras y recaudado cerca de Q3,800.00 y ahí tengo el blog que se llama: https://librasxlibros.wordpress.com/.

Hasta en eso ha impactado Justicia Ya en mi vida, en todo ha tenido efecto porque no puedo salir yo hablando de justicia si no estoy siendo justo conmigo mismo, la justicia empieza por uno mismo, la transparencia comienza por uno mismo.

F3T1JUGC

Ya que nos has dicho que Justicia Ya busca ser esa base, ¿cómo pueden los ciudadanos involucrarse en la organización?

Yo creo que la forma más básica de involucrarse es compartiendo la información en sus redes y dándole like, esa es una forma muy sencilla de hacer activismo digital que puede funcionar. También escribiéndole a diputados al twitter exigiendo. Uno puede ser muy activo a nivel digital hoy en día y muchas veces no le sacamos el jugo a eso cuando esta es una muy buena forma de comenzar, una buena entrada.

Después, participando en las convocatorias que hay y las que se van a hacer, no sólo de Justicia Ya sino de otros colectivos. Nosotros vamos empezar a abrirnos a voluntarios, entonces nos pueden empezar a escribir a la página (de Facebook, por ahora) de Justicia Ya con sus datos y nosotros, cuando ya empecemos a abrir las convocatorias de los diferentes grupos, como comunicación, etcétera, si nos muestran su interés los podemos incluir en alguno, ya sea en escuela ciudadana, en las campañas que se van a hacer, etcétera. Vamos a lanzar la página web de Justicia Ya en la que habrá una sección para voluntarios, para que se puedan apuntar.

En ese sentido, Techo nos está ayudando, ellos tienen un muy buen programa de voluntariado y nos han enseñado cómo funciona el proceso, ellos también siempre nos han apoyado, las convocatorias siempre las publican.

 

¿Cómo ha tomado el mundo lo que pasó en Guatemala según Gabriel Wer?

Yo creo que ha sido una tendencia mundial desde el #15M de Madrid, en Wall Street, Sudáfrica… incluso me escribieron de Pakistán y me enviaron fotos, de Sudáfrica, Honduras.

Yo creo que en el mundo hay una tendencia a cuestionar si los sistemas políticos que tenemos realmente son los mejores porque la gente está cansada, la gente quiere probar algo nuevo y Guatemala no es la excepción, por ejemplo vimos el año pasado que la pobreza aumentó pero tenemos una agencia de carros Masseratti en la capital, entonces qué está pasando, por qué se está concentrando en pocos espacios la riqueza.

Yo estoy de acuerdo con el trabajo y la libertad, son principios que yo también valoro mucho, las empresas yo creo que son muy buenas e importantes, pero tenemos que estar conscientes del contexto en que vivimos, de que no todos empezamos de cero: hay gente que empieza de menos cien, hay gente que empieza de menos mil y hay gente que empieza de más mil. Es decir, no todos empezamos desde el mismo lugar, no depende sólo del esfuerzo para salir de la pobreza, eso es algo que nos están haciendo creer, o sea sí hay que esforzarse pero no solo de eso depende. Digamos, si yo, Gabriel Wer, soy mujer indígena que nací en San Marcos, como mujer indígena yo me tengo que esforzar más  que el verdadero Gabriel Wer para poder estar en el lugar que él está ahorita, y yo como Gabriel no me tengo que esforzar nada.

Eso hay que entenderlo, que por el lugar donde vivís, por tu género, tu etnia, vas a tener que esforzarte más en tu vida y si yo digo “ay es que son pobres porque no trabajan o no esfuerzan”, no es cierto, hay gente esforzándose mucho y simplemente nunca va a llegar a salir de la pobreza con dos o tres trabajos, hay que entender eso y que al final estamos todos juntos en esto. Por ejemplo, si yo tengo una empresa y le pago mal a mis trabajadores eso se va a reflejar en más delincuencia y al final eso me va a regresar a mí, tenemos que estar conscientes de eso.

pRjzzJiQ

¿Ya se están formando partidos políticos en Guatemala derivados del movimiento ciudadano?

El ejemplo más cercano que conozco es SOMOS, este es un grupo de jóvenes adultos que llevan mucho tiempo, incluso desde antes de la propuestas, lanzando un proyecto político-ciudadano que creo que va muy en la línea de los principios de las movilizaciones del año pasado. Ellos lo que hacen es precipitar ese proyecto, yo no estoy involucrado pero sí conozco gente sí y realmente me gusta mucho cuando me cuentan cómo están funcionando, su idea de que sea un partido democrático y con elecciones primarias, eso me parece muy bien.

También sé que el MCN está buscando involucrarse en la política, Movimiento Semilla, Alternativa Guatemala, que hace poco los conocí. La mayoría son jóvenes que están involucrados en esto porque se requieren ya propuestas serias y bien trabajadas, desde las bases hacia arriba no desde arriba hacia abajo, es decir, que no llegue alguien con dinero, con intereses y diga “miren quiero hacer mi partido, vengan”. Es gente que desde las bases se están organizando y desde allí van preparando las propuestas que ojalá que en las próximas elecciones tengamos, pero para eso también tenemos que tener mejores condiciones electorales y con las propuestas que se aprobaron recientemente no las tenemos todavía.

 

Ahora cuéntanos, ¿Qué hace Gabriel Wer todos los días?

Trabajo, ahorita por de libras por libros estoy haciendo ejercicio en las mañanas. Leo mucho, escribo. Me gusta leer de todo, desde ficción a teatro. Los martes voy a un grupo donde leemos lo que escribimos, escribo de todo, cuentos, narrativa, poesía. Paso tiempo con mi familia, amigos y sobrinos. Paso mucho en el centro, ahí es donde me gusta estar, es mi lugar favorito, Atitlán y Monterrico también. Estoy en Justicia Ya, tomo fotos. Y siempre leo muchos periódicos, noticias, leyes, cosas que antes no hacía.

 

¿Qué piensas de Otto Pérez Molina y de Roxana Baldetti?

Creo que son el rostro visible de una corrupción que lleva décadas en el país, solo que a ellos les tocó no sé si porque fueron muy descuidados o porque les tenía que tocar. Creo que hicieron algo malo, es cierto todavía gozan de la presunción de inocencia porque ese es un derecho, pero si se comprueba definitivamente, y creo que así va a ser por las pruebas que hay, que ellos son culpables pues tienen que pagar y se tiene que hacer justicia.

Tampoco hay que agarrarlos de piñata porque ya están pagando sus errores, su familia también los está pagando. Creo que hay que dejar que la justicia funcione y no agarrar a nadie de piñata, por ejemplo nosotros no insultamos a nadie, creemos que no vale la pena porque si queremos cambiar como sociedad también tenemos que empezar a ser más maduros respecto a la forma en que sancionamos y castigamos a las personas que cometen estos delitos. Creo que la sanción social sí es importante, siempre que no sea una sanción que lleve hacia la violencia o la agresión física o verbal de las personas involucradas. Es triste que el presidente y la vicepresidenta, electos democráticamente, tengan que renunciar por corrupción, como país eso es un fracaso. Pero, por otro lado, me alegro que hayan funcionado las instituciones y que se haya movilizado la ciudadanía.

image

¿Qué opinas de la labor de Thelma Aldana e Iván Velásquez?

Creo que han hecho un equipo increíble y que están haciendo un muy buen trabajo. Creo que se alinearon los planetas y todos coincidimos en este espacio y momento para que se diera lo que está pasando. También creo que están regenerando la esperanza en las instituciones y la confianza de la población en ellas y eso es algo muy valioso porque el Estado es algo que es necesario y no lo podemos ver como algo malo todo el tiempo, porque entonces no nos estamos ayudando a nosotros mismos. Es triste que gente como Pérez Molina y Baldetti hayan llegado tan lejos, pero nosotros los llevamos ahí y cada uno se tiene que cuestionar, pensar en qué hizo mal para que personas como ellos llegarán hasta donde llegaron. Hay vidas inocentes que murieron por la corrupción, es algo difícil de perdonar, pero hay que buscar ese perdón, que solo vendrá con la justicia. Y esto aplica para muchas otras cosas más, como el conflicto armado interno, en el que se tiene que hacer justicia para que verdaderamente haya reconciliación.

El caso IGSS-Pisa es muy triste, que por un contrato fraudulento mucha gente se haya muerto, eso indigna y por eso nosotros estamos aquí, porque no puede ser.

 

¿Qué mensaje le quisieras enviar a las instituciones del país?

Quiero decirles a todos los funcionarios que están al frente de los ministerios, de las alcaldías, que recuerden por qué están ahí o por qué deberían estar allí, porque muchos son parte de esas instituciones por otros intereses. Que recuerden que el hecho de que ellos no hagan bien su trabajo está costando vidas y oportunidades, nos está costando mucho a todos, no solo a ellos. Al final todo se regresa y nosotros como ciudadanía siempre vamos a estar más alertas y más atentos a ese tipo de cosas. También quiero decir que no todos los funcionarios son malos, recordemos que meterse a la política y tratar de servir al país requiere mucho valor y trabajo, así que hay que valorar a esas personas como Claudia Escobar o Thelma Aldana, que sí están haciendo bien las cosas. Claudia Escobar fue la primera en levantar la mano y señalar lo que estaba pasando y eso requiere mucho valor y por eso admiro mucho a Claudia Escobar.

 

Fotografía del cuaderno: Gabriel Wer.

You May Also Like