¡¡El “agua mágica” para salvar al lago de Amatitlán sólo era agua con sal!!

Cuidad de Guatemala. El Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) realizaron una serie de capturas por la posible participación de al menos 13 personas en la desviación de varios millones de quetzales en el caso conocido como el “agua mágica” del lago de Amatitlán.

Trascendió que las autoridades podrían solicitar una nueva primera declaración de Roxana Baldetti para este caso en específico por su presunta participación en los hechos.

Roxana Baldetti, entonces vicepresidenta en ese momento, respaldo un contrato millonario, que firmó La Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (AMSA) con la empresa de origen israelí M. Tarcic por Q137.8 millones, para la compra de 93 mil litros de un supuesto descontaminante aplicable al Lago de Amaciento.

La entonces vicepresidenta Roxana Baldetti, en marzo del 2015, visitó el Lago de Amatitán para hacer un recorrido en lancha y verificar el proceso de limpieza, y el avance del proyecto.

Las medidas de saneamiento del Lago, fueron explicadas por Roxana Baldetti, su Ministra de Ambiente, Mishell Martínez y el Secretario del Agua de la Vicepresidencia, Pablo González, quienes aseguraban que ya había resultados positivos, producto del líquido adquirido a la empresa israelí.

La Contraloría General de Cuentas (CGC), accióno contra Amsa por la pérdida de Q22.8 millones que se pagaron a la empresa israelí M. Tarcic Engineering Ltd., por la fórmula y por el contrato millonario.

El Ministerio de Salud en mayo de ese mismo año entregó un informe a la Fiscalía del Medio Ambiente del Ministerio Público, en donde reveló que la fórmula para “limpiar el Lago” era agua con sal entre el 97 y 98 por ciento

Se presumía una posible investigación, ya que en julio del 2015 el comisionado de la CICIG Iván Velásquez, sobre el Caso del Lago de Amatitlán, mencionó que se realizaban investigaciones por solicitud de la Fiscal General Thelma Aldana.

El hoy capturado, Edwin Francisco Ramos Soberanis, renunció el 7 de abril de 2015 a la dirección de Amsa.

Ramos Soberanis firmó los contratos con la empresa israelí por Q137.8 millones, para verter un líquido orgánico para “rescatar al lago”.

En marzo del 2015, Ramos Soberanis, en una citación con diputados del partido TODOS, refirió que por ser una entidad que depende de la Vicepresidencia recibió recomendaciones de Roxana Baldetti para adjudicar el proyecto a la citada empresa israelí.

Foto: Prensa Libre

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: