PDH detecta más medicamento vencido en hospital de Huehuetenango

Medicamento vencido o por vencerse, así como equipo obsoleto o al cual los galenos no encuentran uso, fueron algunos de los hallazgos de la PDH tras una supervisión en el Hospital de Huehuetenango.

Ciudad de Guatemala. La Institución del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) dio a conocer un Informe preliminar de hallazgos respecto de medicamentos vencidos, del informe de supervisión a donación de la Presidencia para el fortalecimiento de red hospitalaria del país.

Para el caso del Hospital Nacional Doctor Jorge Vides Molina (Huehuetenango), la PDH informó de una serie de hallazgos dentro de los que destacó que la máquina de hemodiálisis fue catalogada como obsoleta. Al respecto, médicos del intensivo del nosocomio en cuestión manifestaron que “dicho equipo está ya en desuso, además con el agravante que el hospital no cuenta con área de nefrología”.

Por otra parte la PDH detalló que encontró material médico quirúrgico e insumos vencidos entre los que destacan:

  • Agua estéril: 500 ampollas con fechas de vencimiento a octubre de 2014.
  • Fibracel tabletas: 17 cajas de 100 unidades (1,700 tabletas) vencidas en febrero de 2016.
  • Solución glucosa y cloruro de sodio de 500 ml, 100 vencidos en noviembre de 2014.
  • Pacifen tabletas, 6 miligramos. Alrededor de 10 cajas vencidas en julio de 2014.
  • Cefixime gránulos para suspensión. Alrededor de 25 frascos vencidos en octubre de 2015.
  • Valsartan tabletas. Alrededor de 15 cajas vencidas en agosto de 2014.
  • Equipo de hemodiálisis (se estimó alrededor de 100): El cual en su mayoría se encuentra vencido (abril de 2015) y/o próximo a vencer ( marzo-abril de 2016).
  • Estilete entubador con funda de satín. Alrededor de 150. Vencidos en abril de 2015.
  • Catéter de retención urinaria. Alrededor de 200. Vencidos en julio de 2015.
  • Vendas de yeso de 4 x 5 yardas, 42 unidades. Vencidas en febrero de 2016.
  • Vendas de yeso de 2 x 3 yardas, 16 unidades. Vencidas en febrero de 2015.
  • Tubos endotraqueales No. 7. Alrededor de 50. Vence en julio de 2015.

Por otra parte, la institución fiscalizadora detecto una serie de medicamentos por vencer (entre marzo y junio de 2016), siendo estos:

  • Gabapentina de 400 miligramos. Vence marzo de 2016 (3,860 tabletas).
  • Trimetropin Sulfa, suspensión. Vence marzo de 2016 (1,494 frascos).
  • Cros PVP, suspensión. Vence en abril de 2016.
  • Penicilina Benzatínica de 2.4 millones, el cual expira en marzo de 2016. Un total de 5,220 frascos. Para este caso la PDH detalló que el consumo real de dicho producto en el hospital es alrededor de 15 frascos por año; además hicieron las consultas a la Dirección de Área de Salud (DAS) para evaluar si el medicamento es requerido por la misma, indicando el Director de la DAS que cuentan con inventario alto de dicho producto por lo que el mismo, teniendo tan poco tiempo de vida útil, no puede ser recibido por dicha Dirección.

“Se resalta que aún existen cajas selladas a las cuales no se tuvo acceso, alrededor de 65. Las mismas están pendientes de ser revisadas por el personal que levanta el inventario y no se permitió abrirlas” detalló la PDH en un comunicado.

De igual forma la PDH detalló que encontraron diversos equipos que no se pueden usar en el hospital: “algunos porque no se tiene claridad de cuál es su uso, otros por venir incompletos (viene el dispensador de jabón, pero no el recipiente en el que se vacía el mismo), sondas que a pesar que han sido evaluadas por el personal médico y de enfermería no se sabe para que se utilizan”.

La Institución del Procurador de los Derechos Humanos resaltó que el 90 % de la donación de material médico quirúrgico e insumos que se ha contabilizado hasta hoy no cuentan con fecha de vencimiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Los medicamentos y el equipo evaluado por la PDH son parte de una donación hecha a mediados de enero y la cual fue abanderada por el presidente Jimmy Morales. La supervisión del Hospital en cuestión estuvo a cargo del equipo de Supervisión Hospitalaria de la Defensoría de la Salud, a cargo de la doctora Zulma Calderón.

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: