Nueve consejos para que ellas elijan el zapato adecuado

No siempre los que más gustan son los apropiados.

Ciudad de Guatemala. De acuerdo con diversos estudios, en un día normal los pies son sometidos a un peso equivalente a cientos de toneladas. Son susceptibles a más daños que ninguna otra parte del cuerpo, por lo que existe la imperiosa necesidad de protegerlos, pero sin perder de vista la moda.

¿Cómo conseguir ese par perfecto?, pues no siempre los que más gustan son los apropiados. Comienza por ver, además del modelo, el material.

“Los más adecuados son los de cuero, porque absorben la humedad. Los de materiales sintéticos son dañinos para la salud  porque causan mal olor. Esto se debe a la combinación de la transpiración del material con la piel de los pies”, asegura Verónica Santibáñez, podóloga del Centro Podológico Armando Santibáñez, en Cochabamba, Bolivia.

La profesional recomienda evitar los calzados puntiagudos porque deforman los pies. “Provocan uñeros, callosidades y  juanetes, además de inflamación ósea del dedo gordo. Para evitar esos extremos, son mejores los de punta redonda o cuadrada”.

Otro detalle a considerar es el alto del taco. Lo recomendable es no superar los cuatro centímetros a fin de no sufrir una mala postura y, para los hombres, lo prudente son los dos centímetros.

“Todo extremo tiene sus consecuencias”, reflexiona Retmi Iriarte, traumatólogo pediatra del hospital Corea, en Bolivia. Por otro lado, afirma que usar calzados planos de manera frecuente puede ocasionar tendinitis o inflamación de un tendón debido a un golpe o a un esfuerzo excesivo; talalgia o dolor que afecta al talón y causa el pie plano, entre otros males.

1- No comprar sin antes probarlos. La talla puede variar según la marca y el estilo. Por ejemplo, es posible que el número para zapatillas deportivas no sea el mismo en unos zapatos formales.

2- La mayoría de las personas tienen un pie más grande que el otro. Asegurarse con el pie que calce un poco más.

3- Caminar con los zapatos puestos para asegurar que se sienten cómodos. Los talones no deben resbalarse hacia arriba ni tampoco hacia abajo al moverse.

4- Escoger los que tengan la horma del pie. Los tacones altos y los que son puntiagudos pueden dañar los pies.

5- Ponerse de pie al probar un par de calzados para asegurar que hay un espacio cerca de un centímetro entre los dedos y la punta del zapato.

6- No comprar zapatos que se sientan demasiado apretados pensando que se van a estirar con el uso.

7- Las suelas deben proporcionar una tracción firme y no ser resbalosas. Las suelas gruesas amortiguan los pies cuando caminas en superficies duras.

8- Los de tacón bajo son más cómodos, más seguros y menos perjudiciales que los de tacón extremadamente alto.

9- Lo recomendable es elegir los que quedan bien.

You May Also Like

A %d blogueros les gusta esto: