EUA cree que salarios diferenciados de Guatemala son responsabilidad local

Ciudad de Guatemala. El embajador de Estados Unidos (EE.UU.) en Guatemala, Todd Robinson, cree que la aplicación de los salarios diferenciados en el país centroamericano es una responsabilidad local y que se debe mirar por los servicios básicos de la población.

“Yo creo que es un tema doméstico”, manifestó el diplomático norteamericano a preguntas de los periodistas, y agregó que están escuchando las opiniones “de la gente más importante, los guatemaltecos”.

El pasado 31 de diciembre, el Ministerio de Trabajo aprobó fijar salarios mínimos diferenciados para los trabajadores de las industrias de manufactura ligera para la exportación de los municipios de Masagua (Escuintla), Estanzuela (Zacapa), San Agustín Acasaguastlán y Guastatoya (El Progreso).

Este sueldo diferenciado asciende a 1.954,95 quetzales (unos 256,1 dólares), un 23 % menos que el salario mínimo para exportación y maquila en el resto del país, fijado en 2.534,15 quetzales (unos 331,97 dólares).

A pesar de las críticas recibidas por esta medida, el presidente, Alejando Maldonado, defendió su decisión, que, según dijo en varias ocasiones, ayudará a crear oportunidades laborales para los miles de guatemaltecos sumidos en la pobreza.

Cuestionado por esta situación, Robinson dijo que son los propios ciudadanos los que tienen que decidir “cómo van a atender a su gente y cómo van a atender a los servicios básicos de su gente”, como la educación, el empleo o la alimentación.

“No es responsabilidad de la comunidad internacional”, enfatizó, y agregó que es “responsabilidad del Gobierno (y) de los ciudadanos de Guatemala atender a estos temas”.

No obstante, agregó: “Si nosotros podemos ayudar vamos a hacerlo, pero la responsabilidad se queda con ustedes”.

La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en Guatemala interpuso ayer martes una acción de inconstitucionalidad contra los salarios mínimos diferenciados, por entender que van en contra de la Constitución, de las leyes y de los tratados firmados y ratificados por Guatemala en cuanto a la igualdad de trabajo.

La Procuraduría General de la Nación (PGN) de Guatemala también expresó su rechazo a esta iniciativa por entender que violan derechos humanos fundamentales.

La ONU fue otra de las entidades que está en desacuerdo con esta medida, a la que calificó de “regresiva” y advirtió que incrementa la situación de vulnerabilidad de los trabajadores.

Fuente: El Economista

You May Also Like