Jueza liga a proceso penal a Gustavo Alejos

Ciudad de Guatemala. Tras dos días continuos de audiencia de primera declaración, la jueza Silvia de León resolvió hoy ligar a proceso penal al exsecretario presidencial Gustavo Alejos Cámbara, informaron fuentes judiciales.

Luego de analizar los documentos e indicios presentados por el Ministerio Público (MP) contra Alejos, la juzgadora decidió enviarlo a prisión preventiva por los delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias y cohecho pasivo.

La Fiscalía Especial contra la Impunidad, del MP, y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), establecieron en las investigaciones que Alejos está relacionado a una estructura de corrupción conformada por particulares, funcionarios y empleados del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

De acuerdo al ente investigador, esta estructura favoreció a determinados proveedores particulares a cambio de “comisiones” improcedentes, comprometiendo recursos del Estado.

En este caso, el sindicado presuntamente tiene intereses a favor de empresas proveedoras del IGSS, entre ellas Droguería Colón, Evolución Farmacéutica, S.A, y Sabiapharma, S.A.

En la imputación de los hechos que presentaron los fiscales destacan las escuchas telefónicas, informes, documentos contables en los que consta que Alejos utilizó influencias de forma anómala, para que las autoridades del IGSS beneficiaran a sus empresas con contratos millonarios en la compra de medicamentos.

Alejos Cámbara, ligado a varias farmacéuticas y exsecretario privado del expresidente Álvaro Colom (2008-2012), se “aprovechaba”, según las autoridades, de la “posición privilegiada” de algunos funcionarios dentro del seguro social e incluso “realizaba gestiones” para que los médicos recetaran “un mismo medicamento”.

Durante su declaración, ofrecida en el Juzgado Sexto Penal, el exsecretario presidencial insistió ayer lunes en repetidas ocasiones en que no tiene ningún vínculo con ningún directivo, por lo que no existe el delito de tráfico de influencias, y que algunas de las pruebas son “suposiciones” o conjeturas y no hechos.

La red de corrupción, que operaba en el IGSS, fue desarticulada a finales del pasado octubre por el MP y la CICIG.

You May Also Like